OLEOFAT

TRADER. S.L.

Procesos de transformación

  

Una de las virtudes mas reseñables de la futura planta de Oleofat en Tudela, es su polivalencia con todo tipo de residuos, pudiendo procesar la mayoría de los residuos oleaginosos y transformarlos en productos aptos como materias primas de la industria del biodiesel. El diseño de la planta facilita no solo el tratamiento, sino también la eficiencia minorando las pérdidas en los procesos, pudiendo recuperarlas posteriormente.

El espectro de tratamientos es el siguiente:

1)      Desgomado. Mediante este tratamiento no solo se eliminan las gomas o fosfátidos y glicolipidos, sino también otro tipos de impurezas presentes en el residuo. Principalmente se esta operando con Oleinas de desodorizacion procedentes de la destilación de ácidos grasos, aunque también se realiza con aceites muy degradados. Es muy importante este proceso para evitar la alteración de los triglicéridos y la formación en el proceso de trasesterificación de jabones. El proceso consiste en aditivar ácido fosfórico diluido a una temperatura de 70º y en centrifuga se separan los fosfatidos junto con el exceso de agua de la materia prima ya desgomada. 

A nivel comercial, los fosfatidos pueden ser deshidratados y obtenerse lecitinas de uso alimentario.

2) Neutralización o Refino. Determinados aceites o grasas disponen de una acidez muy elevada no apta para el proceso de transesterificación. Con la finalidad de reducir la acidez presente, hasta un nivel por debajo del 2%, se utiliza esta técnica. En principio está pensada para residuos con una acidez no superior al 15%. Con acideces superiores es inviable técnicamente y también económicamente ya que las pérdidas son muy elevadas y el proceso se ralentiza.

El aceite o grasa acido es sometido a un proceso de neutralizado, utilizando una base, normalmente hidróxido sódico en una proporción variable  en función del porcentaje de acidez. Para efectuar en Oleofat este proceso, se emplean la centrifuga Alfa Laval con una capacidad máxima de 2 ton/hora. (En condiciones optimas se pueden alcanzar una velocidad de refino de 32 ton /dia). El porcentaje de acidez presente en la grasa (normalmente la pérdida hay que multiplicarla por un factor x2) se transforma en oleína, y junto con el agua da lugar a  una pasta que posteriormente hay que desdoblarla para recuperar la oleína.

El resultado es una grasa u aceite perfecto para el proceso de transesterificación, ya que se puede alcanzar una acidez del orden del 0,3% y sin humedad. Lo que posibilita una materia prima muy óptima para el proceso de transesterificación que ve reducida sus perdidas por la ausencia de jabones e incrementa la velocidad de transesterificación. 

3)  Desdoblamiento de pastas. Las pastas procedentes del refinado o las glicerinas brutas poseen un elevado porcentaje de ácidos grasos en su composición, pudiendo llegar hasta el 40% de la misma. Para extraer estos se requiere un proceso físico químico de desdoblamiento donde en una ambiente acido se desdoblan las fases bien mediante una decantación por gravedad purgando las fases, bien una vez realizada a la reacción química siendo sometido a una separación forzosa en el tricanter. El empleo de la centrifuga, solo es necesario cuando se produce una interfase que no rompe por gravedad natural y hay que forzar la misma. Esto ocurre en determinadas pastas oleaginosas debido a su proceso de refinamiento o en aquellas que se han mezclado con gomas. El mismo sistema se emplea con glicerinas.

4) Extracción de aceite de lodos. La industria oleaginosa produce en sus líneas residuos con un elevado porcentaje en su composición de materia grasas, estos residuos en buena parte son llevados bien a vertederos o también a plantas de biogás, sin embargo el porcentaje de grasa que presentan hace que sea rentable su extracción. Las pruebas realizadas con estos lodos, permiten extraer entre un 20% al 40% de materia grasa que una vez extraída, hay que volver a tratarla debido a su elevada acidez bien por neutralización, bien por esterificación. La capacidad de proceso puedo alcanzar las 40/60 ton diarias de residuo.

 5) Extracción de aceite de fondos de tanque.  El almacenamiento de los aceites en depósitos o tanques, con el devenir del tiempo va decantando la humedad presente, así como las impurezas, que por su mayor densidad que el aceite se va depositando en el fondo. Como habitualmente se extrae el aceite de una boca de carga que esta a una altura mayor del fondo para evitar cargar los restos de suciedad, el aceite sale limpio. Sin embargo con el transcurso del tiempo la acumulación de agua e impurezas es notable, y el aceite que se encuentra en contacto con esto ve elevarse la acidez. Es por ello que de forma periódica, se extraen los fondos de estos tanques, que debido a sus colosales dimensiones son volúmenes muy significativos. Normalmente el contenido en aceite se sitúa entre un 60/70% que se extrae con procedimientos físico químicos. Posteriormente este aceite se refina para reducir su acidez y dejarla en un nivel comercialmente interesante. 

 CONCLUSIÓN.

Una de las ventajas de esta instalación es la posibilidad de hacer diversos tratamientos de forma simultánea, sin entorpecerse entre ellos y rentabilizándose la actividad de la planta. Es factible refinar o neutralizar, mientras se está desdoblando pastas y también extrayendo materia grasa de los lodos. Esta polivalencia de procesos que no se ven interrumpidos, incrementa la capacidad y el rendimiento de la compañía.